Un lu­lis­ta con fo­bia a los avio­nes, sem­bra­rá en el Con­gre­so la dispu­ta por la tie­rra

cacho barbaro Radio 10 San Vicente

Héctor "Cacho" Bárbaro: “Cambiemos no conoce el interior ...Por es­tos días,  a Héc­tor “Ca­cho” Bár­ba­ro le sue­na el te­lé­fono cons­tan­te­men­te: su nú­me­ro lo tie­ne todo el mun­do y so­bre todo, la gen­te del sec­tor que re­pre­sen­ta como di­ri­gen­te ta­ba­ca­le­ro. Es el fun­da­dor y pre­si­den­te del gre­mio AC­TIM (Aso­cia­ción de Cam­pe­si­nos Ta­ba­ca­le­ros In­de­pen­dien­tes de Mi­sio­nes) y ac­tor cen­tral del con­flic­to que se desató hace al­gu­nas se­ma­nas en Mi­sio­nes por el pago del Fon­do Es­pe­cial del Ta­ba­co (FET). El otro pie lo tie­ne en su fu­tu­ro pró­xi­mo: fue ele­gi­do como dipu­tado na­cio­nal en las úl­ti­mas elec­cio­nes na­cio­na­les por la lis­ta del Fren­te de To­dos, tras rea­li­zar una alian­za con Uni­dad Ciu­da­da­na en la pro­vin­cia y que­dar se­gun­do en la lis­ta. Esta nue­va eta­pa po­lí­ti­ca de su vida, sin em­bar­go, lo tie­ne algo in­có­mo­do: “Me va a cos­tar un poco por el des­arrai­go” ase­gu­ra.

Ca­cho se le­van­ta muy tem­prano y se acues­ta tar­de, sus com­pro­mi­sos pa­re­cie­ran ir cada vez más en au­men­to. Ni si­quie­ra la sor­de­ra del oído de­re­cho que le apa­re­ció re­pen­ti­na­men­te en 2011 lo fre­nó: de­be­ría ha­ber­se he­cho es­tu­dios para co­no­cer el ori­gen o bus­car una cura, pero en la vo­rá­gi­ne del cli­ma elec­to­ral lo dejó pa­sar. Se acos­tum­bró a ver de qué lado sen­tar­se para es­cu­char cuan­do le ha­blan, rehú­ye de los es­pa­cios ce­rra­dos y bu­lli­cio­sos, y con­vi­ve con un mo­les­to tin­ni­tus, nom­bre mé­di­co para des­cri­bir un zum­bi­do cons­tan­te en los oí­dos.

A Ca­cho le dan mie­do los avio­nes; de he­cho en sus 56 años de vida so­la­men­te una vez tomó uno. Se pre­gun­ta aho­ra cómo hará para sor­tear lo que le es­pe­ra –que no es poco–: el 10 de di­ciem­bre asu­me como dipu­tado na­cio­nal por la pro­vin­cia de Mi­sio­nes y de­be­rá di­vi­dir la se­ma­na en­tre Bue­nos Ai­res y su tie­rra co­lo­ra­da. To­da­vía no armó equi­pos ni tie­ne el cro­no­gra­ma de se­sio­nes muy cla­ro; lo que sí sabe es que su ni­cho de dis­cu­sión par­la­men­ta­ria será so­bre los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res ru­ra­les, uno de los sec­to­res más ol­vi­da­dos del país.


Héc­tor Or­lan­do Bár­ba­ro na­ció y cre­ció en Cam­po Vie­ra, un mu­ni­ci­pio de unos 10.000 ha­bi­tan­tes, co­no­ci­da como ca­pi­tal na­cio­nal del té, al no­roes­te del de­par­ta­men­to de Obe­rá en la pro­vin­cia de Mi­sio­nes. A pe­sar de ser el her­mano del me­dio, fue el úni­co de los tres que na­ció con par­te­ra en la pro­pia casa, una prác­ti­ca to­da­vía muy ha­bi­tual para la épo­ca. 
Esa épo­ca es 1963: en Ar­gen­ti­na go­ber­na­ba una dic­ta­du­ra cí­vi­co-mi­li­tar co­man­da­da por José Ma­ría Gui­do que ha­bía de­rro­ca­do al pre­si­den­te ra­di­cal Ar­tu­ro Fron­di­zi el año an­te­rior. La dic­ta­du­ra en cur­so –an­ti­pe­ro­nis­ta por so­bre to­das las co­sas– se jac­ta­ba de ale­jar al pe­ro­nis­mo del po­der me­dian­te la fuer­za y el mis­mo día que Ca­cho na­ció, un 4 de abril, el Co­man­do en Jefe del Ejér­ci­to emi­tía un co­mu­ni­ca­do don­de ase­gu­ra­ba: “El re­torno de Pe­rón es im­po­si­ble”. Como sa­be­mos, la his­to­ria no les dio la ra­zón. 

Si bien Ca­cho no será el úni­co re­pre­sen­tan­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados que no cuen­te con un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio (de he­cho se­gún da­tos del año 2017 en­tre los 257 dipu­tados na­cio­na­les solo te­nían es­tu­dios su­pe­rio­res 165), sí será el úni­co que re­pre­sen­ta a los pe­que­ños pro­duc­to­res ru­ra­les, por ser uno de ellos. Se crió en una cha­cra en Co­lo­nia Pi­ca­sa, un pa­ra­je ru­ral don­de des­de chi­co apren­dió las ta­reas del cam­po y fue a la Es­cue­la Pri­ma­ria Nº273; esas con ta­blo­nes de ma­de­ra y tie­rra co­lo­ra­da has­ta en la pa­red. La se­cun­da­ria la hizo en la ciu­dad de Obe­rá y en 1982 –pleno es­ta­lli­do de la Gue­rra de Mal­vi­nas– le tocó la co­lim­ba, aun­que tuvo la suer­te de no ir a pe­lear a la isla.

Un poco por que no ha­bía mu­chas op­cio­nes para las fa­mi­lias hu­mil­des como la suya –su pa­dre ha­bía muer­to an­tes que él ter­mi­ne la pri­ma­ria– y otro poco como para te­ner al­gún ofi­cio, Ca­cho es­tu­dió para maes­tro. Du­ran­te sus es­tu­dios man­tu­vo cier­ta cer­ca­nía con el Par­ti­do In­tran­si­gen­te, una frac­ción del ra­di­ca­lis­mo que tuvo su ma­yor apo­geo a prin­ci­pios de los 80, re­ci­bien­do sus pri­me­ras lec­cio­nes de mi­li­tan­cia y dis­cu­sión po­lí­ti­ca. Des­pués de re­ci­bir­se, fue di­rec­tor de la Es­cue­la ru­ral Nº 192 en Co­lo­nia Au­ro­ra du­ran­te toda la dé­ca­da del ‘90: su sim­pa­tía y com­pro­mi­so con los chi­cos y la co­mu­ni­dad le per­mi­tie­ron ga­nar­se la con­fian­za y el ca­ri­ño del pue­blo. Apren­dió por­tu­ñol mien­tras com­par­tía co­mi­das y ca­cha­za con los cam­pe­si­nos de la zona, y el de­ve­nir del pue­blo del otro lado de la fron­te­ra lo hizo años des­pués pro­fun­da­men­te lu­lis­ta.

Mien­tras se casó y crió a sus hi­jos Se­bas­tián y Ye­sa­bel, tam­bién se de­di­có a pro­du­cir ta­ba­co y poco a poco co­men­zó a in­vo­lu­crar­se en la vida so­cial y po­lí­ti­ca de la co­mu­ni­dad. En Co­lo­nia Au­ro­ra, por ejem­plo, es re­cor­da­do en­tre otras co­sas por­que cuan­do fa­lle­ció el ma­ri­do de Doña Ihak, Ca­cho fue el pri­me­ro en lle­gar a su casa, lim­piar el ca­dá­ver y aco­mo­dar todo para que la viu­da no tu­vie­ra que ocu­par­se del muer­to, in­va­di­da por la tris­te­za. Has­ta el día de hoy, la mu­jer de 89 años lo si­gue re­cor­dan­do e ins­ta a sus co­no­ci­dos que vo­ten por él.

Des­de su ori­gen en 2008, el PAYS (Par­ti­do Agra­rio y So­cial) man­tu­vo una fuer­te im­pron­ta ru­ral, sur­gi­da al ca­lor de la lu­cha de los ta­ba­ca­le­ros y pe­que­ños sec­to­res cam­pe­si­nos. Ca­cho Bár­ba­ro fue su prin­ci­pal fun­da­dor, cuan­do aún con­ser­va­ba la ban­ca de dipu­tado pro­vin­cial que ha­bía ob­te­ni­do en 2005 con el Fren­te Re­no­va­dor, su es­pa­cio pre­vio de per­te­nen­cia. El Fren­te Re­no­va­dor de la Con­cor­dia es el es­pa­cio que go­bier­na inin­te­rrum­pi­da­men­te la pro­vin­cia des­de 2003, cuan­do en un con­tex­to de fuer­te cri­sis ins­ti­tu­cio­nal en todo el país, sec­to­res ra­di­ca­les y pe­ro­nis­tas se unie­ron con el an­he­lo de po­ner fin a la eta­pa del me­ne­mis­ta Ra­món Puer­ta.

Tras su dis­tan­cia­mien­to del Fren­te Re­no­va­dor, el PAyS co­men­zó su pro­pio re­co­rri­do. En 2009, Bár­ba­ro fue pri­me­ro en la lis­ta para dipu­tados y lo­gró ob­te­ner una ban­ca con man­da­to has­ta 2013, elec­ción que vol­vió a re­pe­tir cua­tro años des­pués has­ta ob­te­ner su ter­cer y úl­ti­mo man­da­to. A fi­nes de 2017 se des­pi­dió de la Cá­ma­ra de Dipu­tados de Mi­sio­nes, pro­ba­ble­men­te sin su­po­ner que no lo es­pe­ra­ba la cha­cra, sino el Con­gre­so de la Na­ción. Du­ran­te los úl­ti­mos diez años, el PAYS fue ex­pe­ri­men­tan­do un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do e in­clu­so in­cor­po­ran­do otros sec­to­res so­cia­les y per­fi­les po­lí­ti­cos; hoy en día, es una de las úni­cas tres fuer­zas que com­po­nen la Le­gis­la­tu­ra mi­sio­ne­ra con más de un miem­bro: tie­nen 4 ban­cas de un to­tal de 40.

En 2015, Mi­sio­nes fue la úni­ca pro­vin­cia en que dos es­pa­cios dis­tin­tos, el PAyS y la Re­no­va­ción, lle­va­ron como can­di­da­tos a la mis­ma fór­mu­la (la fa­mo­sa “co­lec­to­ra”); en ese caso la lis­ta del Fren­te para la Vic­to­ria con Scio­li- Za­ni­ni para pre­si­den­te y vice res­pec­ti­va­men­te. En un es­ce­na­rio eje­cu­ti­vo tan po­la­ri­za­do, la can­di­da­tu­ra de Ca­cho Bár­ba­ro a go­ber­na­dor pasó prác­ti­ca­men­te desa­per­ci­bi­da con el 6% de los vo­tos. Sin em­bar­go ese año, un spot de cam­pa­ña puso a Ca­cho en la mira de los me­dios na­cio­na­les: Cla­rín has­ta le de­di­có un ar­tícu­lo por tra­tar­se uno de los spots más bi­za­rros de la cam­pa­ña se­gún ese me­dio. La ima­gen mos­tra­ba a un pro­duc­tor agra­rio de la lo­ca­li­dad de Aris­tó­bu­lo acom­pa­ña­do por Bár­ba­ro y una mul­ti­tud de ga­lli­nas que no pa­ra­ban de ca­carear. El hom­bre mos­tra­ba un ma­ple de hue­vos a cá­ma­ra y re­fle­xio­na­ba: “No­so­tros lo úni­co que te­ne­mos son hue­vos y con esto le va­mos a ga­nar a la Re­no­va­ción, por­que hay que te­ner esto para ga­nar­le al ca­pi­ta­lis­mo.”

***

Al fu­tu­ro dipu­tado siem­pre le gus­tó la ra­dio: co­men­zó el pro­gra­ma En­tre ami­gos en 1998 en una ra­dio evan­ge­lis­ta de la zona, re­tra­tan­do las pro­ble­má­ti­cas del sec­tor ru­ral y las reivin­di­ca­cio­nes gre­mia­les, ge­ne­ran­do así una fuer­te re­fe­ren­cia en­tre los ve­ci­nos y tra­ba­ja­do­res de la re­gión. De he­cho, nun­ca aban­do­nó esta ac­ti­vi­dad y fue ese uno de los prin­ci­pa­les pi­la­res del tra­ba­jo te­rri­to­rial en el in­te­rior de la pro­vin­cia para su es­pa­cio po­lí­ti­co. Hoy en día, Ca­cho con­ti­nua ha­cien­do eso que tan­to le gus­ta: con­du­ce to­dos los fi­nes de se­ma­na el pro­gra­ma Fe­liz do­min­go de 7 a 13 ho­ras por una FM de la ciu­dad de Obe­rá. El pro­gra­ma es re­trans­mi­ti­do por la red de ra­dios que el PAYS fue cons­tru­yen­do a lo lar­go y an­cho de la pro­vin­cia, aun­que no todo es fe­li­ci­dad: una de las seis emi­so­ras pro­pias, la FM Agra­ria del mu­ni­ci­pio de San Vi­cen­te, fue que­ma­da y des­trui­da sólo cin­co días an­tes de las elec­cio­nes de oc­tu­bre. Un bo­tón de mues­tra de que Ca­cho Bár­ba­ro, ade­más de ami­gos, tam­bién tie­ne al­gu­nos enemi­gos.

Ca­cho es un di­ri­gen­te su­ma­men­te ca­ris­má­ti­co y no sue­le pa­sar desa­per­ci­bi­do. Su sim­pa­tía a ve­ces con­tras­ta con su fran­que­za: dice las co­sas como le vie­nen. Se ríe, pen­san­do en las se­sio­nes del Con­gre­so Na­cio­nal, por­que no pro­nun­cia las “s” y su acen­to de­la­ta lo le­jos que se crió de la Ca­pi­tal; aun­que tie­ne una bue­na car­ta a su fa­vor: sabe caer bien a la gen­te. Nun­ca via­jó fue­ra del país más que para ir a la cos­ta del sur de Bra­sil, pla­yas que son más cer­ca­nas que cual­quie­ra de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. No le in­tere­sa co­no­cer ni las gran­des ciu­da­des ni los gran­des mo­nu­men­tos del mun­do; Ca­cho pre­fie­re to­mar su ca­noa de ma­de­ra y dar unas vuel­tas por el Rio Pa­ra­ná.

El di­ri­gen­te con per­fil más dis­tin­ti­vo del nue­vo Con­gre­so, tam­bién tie­ne un mie­do: la mo­chi­la de quie­nes de­po­si­tan en él toda su es­pe­ran­za. “La ex­pec­ta­ti­va y la reali­dad co­rren en for­ma casi pa­ra­le­la”, afir­ma sa­bien­do que el tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo tie­ne sus li­mi­ta­cio­nes a la hora de ver re­sul­ta­dos rá­pi­dos. De to­dos mo­dos, a par­tir de di­ciem­bre se abre un nue­vo desa­fío en Ar­gen­ti­na y Ca­cho Bár­ba­ro será –tam­bién– uno de sus pro­ta­go­nis­tas.

 

por: Lucia Sa­bi­ni Fra­ga

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here