Los incendios en Australia ya arrasaron más de tres millones de hectáreas

Los incendios en Australia no cesan y las consecuencias arrojan cifras devastadoras: al menos tres millones de hectáreas fueron arrasadas desde septiembre. Crédito: AFP

SIDNEY.-
Los incendios en
Australia no cesan y las
consecuencias arrojan cifras devastadoras: al menos
tres millones de hectáreas fueron arrasadas desde septiembre. Esta magnitud
equivale a la superficie de Bélgica.

La costa oriental del país se encuentra atravesada por una
ola de calor procedente del oeste que ocasionaron los incendios y las
condiciones climáticas empeoraron y son «catastróficas», advirtió la primera ministra de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian. Y añadió: «Tenemos un paisaje con mucho fuego activo, razón suficiente para una preocupación muy seria y un día muy peligroso», admitió.
Más de
460.000 hectáreas fueron arrasadas por las llamas al norte de Sídney. Estas se avivaron aún más en la región de las Montañas Azules, al oeste de la ciudad, donde un número indeterminado de viviendas quedaron destruidas. Hasta ahora, se registraron 1
0 personas muertas en el país a causa de los incendios.

Las condiciones climáticas empeoraron y son «catastróficas», advirtió la primera ministra de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian Crédito: DPA

»
No lograremos detener las llamas hasta que no haya lluvias», advirtió el comisario de incendios de Nueva Gales del Sur, Shane Fitzsimmons. Alrededor de
3000 bomberos trabajan por apagar el fuego frente a un clima de viento cambiante en «condiciones peligrosas, difíciles e inestables», explicó.
Las temperaturas de esta semana habían marcado un récord del día más caluroso desde que hay registros, con una
media nacional de 41,9 grados. Sin embargo, se espera que suban aún más:
podrían alcanzar los 47°C en algunas partes del país. Las autoridades advirtieron que los fuertes vientos podrían empujar incendios en nuevas direcciones peligrosas.

Si bien es habitual que en Australia haya incendios forestales,
este año llegaron antes de lo previsto, sumado a un momento de temperaturas récord, producto del calentamiento global, que favorece la propagación de los incendios.

Más de 460.000 hectáreas fueron arrasadas por las llamas al norte de Sidney. Crédito: DPA

Sídney, la ciudad más grande del país con 5,2 millones de habitantes, está
envuelta en el humo de los incendios que arden al norte, al sur y al oeste. Allí se espera que las temperaturas sean más bajas, de alrededor de 37°C. Por su parte, Nueva Gales del Sur, el estado más poblado de Australia, se encuentra en
estado de emergencia desde hace siete días, con alrededor de 2000 bomberos trabajando contra los incendios forestales.

En la ciudad de Bargo, a unos 100 kilómetros al sureste, fueron
evacuados los habitantes debido al avance de un incendio que tomó 185.000 hectáreas el jueves. «Es horrible, es desalentador conducir en la región. Nos sentimos bastante aislados con las calles cortadas. Nuestros familiares no pueden venir a vernos», explicó Corey Cartes, un vecino de esta ciudad, que tiene alrededor de 4000 habitantes. «Todos ofrecen ayuda, pero no hay nada que podamos hacer, solo permanecer lejos del peligro y esperar que los bomberos puedan hacer su trabajo», agregó.

Dos bomberos murieron el jueves luchando contra las llamas al suroeste de Sydney: Geoffrey Keaton, de 32 años, y Andrew O’Dwyer, de 36, se encontraban en una caravana de camiones al suroeste de Sidney cuando
un árbol cayó y lanzó al vehículo fuera de la ruta. Luego las autoridades confirmaron la
muerte de un vecino y revelaron que 15 casas fueron destruidas en el sur de Australia, cuando un incendio forestal arrasó las colinas de Adelaida.
También murió un hombre de 24 años en un accidente automovilístico en el sur de Australia el viernes, causado por las llamas en el área de Murraylands.

Agencia AFP y ANSA

ADEMÁS