La misión del Fondo llegó al país y comenzaron las reuniones técnicas

Fuente: Reuters – Crédito: Remo Casilli/File Photo

En un marco de
hermetismo total, que rodea también a la negociación con los acreedores privados, la misión de
Fondo Monetario Internacional (FMI)
arribó hoy a Buenos Aires y comenzó a trabajar-a nivel técnico- con los especialistas del Ministerio de Economía que conduce Martín Guzmán. ¿El compromiso ambas partes? Avanzar en la negociación de un nuevo programa.

Por otro lado, según pudo confirmar este medio con dos fuentes,
algunos importantes fondos de inversión ya están en la Argentina. «No hay previsto negociaciones. Vienen a escuchar que se tendría en mente en materia económica, política y en agenda de deuda», contaron.
Fuentes consultadas por
LA NACION confirmaron que Luis Cubeddu, jefe de la misión del Fondo para la Argentina, y Julie Kozack, subdirectora del Departamento del Hemisferio Occidental, ya llegaron al país.
Los técnicos del FMI participaron hoy de encuentros técnicos en la Secretaría de Finanzas.

«Están en la fase de
arremangarse y revisar carpetas», dijeron fuentes que conocen la agenda y la cotidianidad de los funcionarios gubernamentales y de los ejecutivos del Fondo, pero que no quisieron dar detalles sobre los planes de la misión en el país durante los próximos días.

La misión del FMI se quedará en la Argentina hasta el próximo viernes, prácticamente para la antesala de lo que será la
presentación de la oferta para la reestructuración de la deuda por parte del Gobierno a los acreedores privados. Semanas atrás, en un gesto claro al gobierno de Alberto Fernández, Cubeddu y Kozack difundieron un comunicado en el país en el que el FMI admitió que la deuda argentina es «insostenible» y que los bonistas deberían hacer una quita «apreciable».

«Se requiere de una operación de deuda definitiva, que genere una contribución apreciable de los acreedores privados, para ayudar a restaurar la sostenibilidad de la deuda con una alta probabilidad», estimó el comunicado de prensa del Fondo el último 19 de febrero. Luego del respaldo a la visión del «albertismo», la directora gerente del Fondo,
Kristalina Georgieva, aseguró en Riad que el Gobierno y el FMI
avanzarán «oportunamente» en la elaboración de un nuevo programa, que requería el cumplimiento del denominado Artículo IV (una auditoría sobre la economía argentina). El organismo ya desembolsó en el marco del acuerdo
stand-by US$44.000 millones de los US$57.000 aprobados para el gobierno de Mauricio Macri.

La semana pasada se produjo un
cruce semántico entre el vocero del FMI, Gerry Rice, y el equipo económico de Guzmán, ya que Rice -en una de las tradicionales conferencias de prensa que suele ofrecer en la capital estadounidense- describió que con la Argentina sólo «hay conversaciones» y no una negociación de un nuevo programa.
En el Gobierno dijeron, en cambio, que las conversaciones están más avanzadas de lo que señaló Rice.

La aprobación de un programa nuevo con el FMI le permitiría al país reperfilar los vencimientos más importantes del préstamo en 2022 y 2023. Sin embargo, el FMI exigirá a cambio un programa económico de mediano plazo. Tanto la oposición como algunos analistas de Wall Street cuestionan la falta de plan económico.
«La Secretaría de Finanzas informa que el 28 de febrero el Ministerio de Economía conformó la propuesta de contratación de un asesor financiero, Lazard; y dos agentes colocadores, Bank of America y HSBC, en el marco de la Ley Nº 27.544 de Restauración de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Emitida bajo Ley Extranjera», informó ayer el Ministerio de Economía en un comunicado.

El cronograma presentado por Guzmán semanas atrás establecía que en la última semana de febrero se abriría un período de diez días de «reuniones e intercambio de visiones con tenedores de la deuda pública externa» sobre la base de los lineamientos que el ministro presentó en el Congreso. Allí dijo:
«No vamos a permitir que fondos de inversión extranjeros marquen la pauta de la política macroeconómica».
Estaba previsto que esta semana llegaran al país fondos de inversión interesados en la negociación de la deuda, pero en Economía no confirmaban todavía que el ministro de Economía tuviera reuniones agendadas con acreedores privados de la deuda.

ADEMÁS