AP publica una imagen que supuestamente muestra al manifestante fallecido en las protestas en Minsk con una mancha roja en el pecho

La agencia asegura que se trata de Alexánder Taraikovski, un manifestante que falleció en una protesta en la capital el pasado 10 de agosto.

La agencia The Associated Press (AP) recientemente ha publicado una imagen que muestra a un hombre con  una gran mancha roja en el pecho. AP asegura que la imagen fue tomada el 10 de agosto en las calles de Minsk, durante las protestas que se están sucediendo por todo el país para rechazar los resultados anunciados de los comicios presidenciales, celebrados el pasado domingo.

Según se reporta, la persona que aparece en la imagen fue identificada como Alexánder Taraikovski, y la mancha que aparece en su cuerpo es fruto de una herida que sufrió aquel día. El camarógrafo pudo presenciar cómo el manifestante cayó y quedó inmóvil en el suelo. Según el Ministerio del Interior de Bielorrusia, Alexánder Taraikovski murió al estallarle en las manos un artefacto explosivo que intentó lanzar a los agentes. Por su parte, AP prometió publicar un video del incidente.

Para honrar su muerte, miles de personas se reunieron cerca de la estación de metro Púshkinskaya, junto a la cual falleció. Asimismo, las protestas tienen lugar en otros lugares de la capital bielorrusa. Algunos manifestantes han salido a las calles con pancartas que muestran las heridas que recibieron las personas detenidas presuntamente como resultado de acciones de las fuerzas del orden y corearon: «¡No olvidaremos!» y «¡No perdonaremos!».

Protestas en Bielorrusia

Las protestas contra el resultado de las elecciones presidenciales en Bielorrusia, en las cuales resultó reelegido Alexánder Lukashenko, no cesan en Minsk y otras ciudades. Las personas se reúnen para mostrar su solidaridad con los detenidos y heridos durante las protestas y enfrentamientos con la Policía. Asimismo, los manifestantes exigen repetir las elecciones, a la vez que condenan la violencia policial que se desató en las calles durante los últimos días.

Los agentes de la ley utilizaron gases lacrimógenos, balas de goma y granadas aturdidoras para dispersar a la multitud, que, a su vez, lanzó fuegos artificiales, palos de madera, piedras y antorchas hacia los policías. 

Según el Ministerio del Interior bielorruso, durante las protestas fueron detenidas unos 6.000 manifestantes, de los cuales más de 2.000 personas ya han sido puestas en libertad. Además, decenas de manifestantes y agentes policiales resultaron heridos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here