FOTOS: El cambio climático está extendiendo hacia lo alto los bosques de las Montañas Rocosas en Canadá

Tras confrontar imágenes que hace un siglo registraban la topografía, dos especialistas mapearon 100 años de alteraciones del paisaje de las Montañas Rocosas como producto de cambios climáticos.

Hace casi un siglo, en un día nublado de 1927, los topógrafos canadienses Morrison Parsons Bridgland y Arthur Oliver Wheeler tomaron en su país una serie de fotos de las montañas a lo largo del río North Saskatchewan. Su objetivo era hacer los primeros mapas precisos de la región, pero el resultado de su trabajo ha permitido mucho más que eso.

Pasado un siglo, especialistas contemporáneos han podido comprender cómo el paisaje ha evolucionado desde entonces, informó la revista Smithsonian.

Una reciente investigación en el marco del proyecto Mountain Legacy, que utilizó aquellas antiguas fotos en blanco y negro y otras 120.000 imágenes históricas de las Montañas Rocosas, permitió a un equipo de científicos visualizar los efectos de un siglo de cambios en el paisaje.

La investigación reveló un movimiento ascendente en la línea de árboles, hacia cotas más altas, y una mayor densidad de los bosques, hechos producidos por el cambio climático. Ambos fenómenos están ayudando a los científicos a determinar cómo los ecosistemas continuarán cambiando en un mundo en calentamiento global.

Los resultados más recientes, publicados en la revista Scientific Reports, encontraron que el borde arborífero se ha ido extendiendo hacia las alturas y es más espeso que a principios del siglo XX.

El estudio concuerda con investigaciones anteriores, que documentan cómo un clima cambiante redistribuirá drásticamente los bosques del mundo. Estudios previos han encontrado, por otra parte, que el cambio climático inducirá sequías que ralearán los bosques tropicales.

Los modelos también predicen que las olas de calor en los polos incrementarán las zonas de bosques subalpinos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here