Las farmacéuticas Sanofi y GSK inician el ensayo clínico de una vacuna contra el covid-19 basada en proteínas

En caso de que los resultados sean positivos, las empresas prevén que la vacuna esté disponible en la segunda mitad del 2021.

La farmacéutica francesa Sanofi y la británica GSK han anunciado el inicio de la primera fase de los ensayos clínicos de la vacuna que están desarrollando contra el covid-19 basada en proteínas, informaron las compañías a través de un comunicado publicado este miércoles.

Las pruebas se llevarán a cabo en 440 participantes en EE.UU. En caso de que los resultados sean positivos, las empresas prevén completar la fase tres hasta diciembre y estiman que la vacuna estará disponible en la segunda mitad del 2021, una vez que se aprueben todas las consideraciones regulatorias.

«El inicio de nuestro estudio clínico es un paso importante y nos acerca a una posible vacuna que podría ayudar a derrotar al covid-19. Nuestros equipos y socios continúan trabajando las 24 horas del día«, expresó el vicepresidente ejecutivo y director global de Sanofi, Thomas Triomphe.

Asimismo, las empresas señalaron que la inoculación «utiliza la misma tecnología basada en proteínas recombinantes que una de las vacunas contra la influenza estacional de Sanofi con la tecnología adyuvante pandémica establecida de GSK». El adyuvante es una sustancia que se añade a una vacuna para potenciar o dirigir la respuesta inmunológica frente a un antígeno.

El principal epidemiólogo de EE.UU. afirma que la vacuna contra el covid-19 podría estar lista para finales de 2020

En este sentido, las farmacéuticas agregaron que están aumentando la fabricación del antígeno y el adyuvante con el objetivo de producir hasta mil millones de dosis el próximo año. Por otra parte, comunicaron que los estudios preclínicos mostraron una «prometedora seguridad e inmunidad» contra la enfermedad.

Sanofi también está trabajando en otra vacuna candidata para prevenir el covid-19 en alianza con la empresa estadounidense Translate Bio, que se basará en una tecnología diferente llamada ARNm, cuyos ensayos clínicos están previstos para noviembre.

El grupo francés fue criticado en mayo después de que el presidente ejecutivo, Paul Hudson, declarara que Washington «tiene derecho al mayor pedido anticipado porque ha invertido asumiendo el riesgo». Sin embargo, más adelante, señaló que la vacuna sería accesible para todos los países.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here