El sospechoso de un doble asesinato en Suecia es enjuiciado gracias a un sitio web de genealogía y pruebas de ADN

Daniel Nyqvist, quien padece un trastorno psiquiátrico grave, se declaró culpable de haber apuñalado fatalmente a un niño y a una mujer en 2004.

Un hombre sueco de 37 años sospechoso de cometer un doble asesinato, ha sido juzgado este martes por un crimen que no se resolvió por 16 años hasta que la Policía comparó el ADN encontrado en la escena con los datos de un popular sitio web de genealogía, informa AFP.

Daniel Nyqvist, quien confesó el crimen poco después de su arresto a mediados de junio, ha sido acusado del asesinato en 2004 de Mohamed Ammouri, de 8 años, y Anna-Lena Svenson, de 56. Ambos fueron apuñalados en un acto aleatorio una mañana en la ciudad de Linköping, en el sur de Suecia.

Los investigadores no pudieron identificar a un sospechoso ni un motivo de la hecho, a pesar de haber recolectado evidencia de la escena del crimen como el ADN del presunto autor, el arma homicida, una gorra ensangrentada y descripciones de testigos que apuntaban a un joven con cabello rubio.

Cómo un calcetín se convirtió en la pieza clave para resolver un robo cometido en España en 2017

El caso que conmocionó al país tuvo una gran relevancia a lo largo de los años e incluso las autoridades llegaron a solicitar ayuda del FBI, pero sin resultados.

Después de múltiples investigaciones infructuosas, la Policía consiguió identificar a Nyqvist gracias a un cambio en la ley llevado a cabo en enero de 2019, que permitió buscar el ADN recolectado en los sitios web Gedmatch y Family Tree. Los sitios de genealogía son populares entre los suecos que buscan a parientes perdidos.

Trastorno psiquiátrico grave

Según los informes, los análisis arrojaron una coincidencia del 100 % casi de inmediato. Aunque el hermano del acusado también fue brevemente sospechoso según los análisis de ADN, Nyqvist confesó más tarde el doble asesinato. El sujeto admitió tener pensamientos obsesivos sobre matar, y reconoció que eligió a sus víctimas al azar, primero apuñalando al niño y luego a la mujer.

Según los investigadores, Nyquist era un solitario desempleado al que le gustaba jugar juegos de computadora, y rara vez salía de la casa de sus padres cerca de la ciudad en la que cometió el crimen. Especialistas médicos llegaron a la conclusión de que padece un trastorno psiquiátrico grave, y de ser declarado culpable, será condenado a recibir atención psiquiátrica.

Por su parte, el abogado del acusado, Johan Ritzer, insistió en la corte que su cliente debería ser juzgado por homicidio involuntario, alegando que «tenía una capacidad limitada para controlar sus acciones» al momento del crimen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here