El Guggenheim de Nueva York recibe para su colección la polémica obra de la banana pegada con cinta adhesiva

Clasificada como escultura, la ‘Comediante’, de Maurizio Cattelan, fue presentada en una feria de arte en diciembre del año pasado.

El famoso Museo Solomon R. Guggenheim, en Nueva York, recibió de un donante anónimo la obra ‘Comediante’, del artista italiano Maurizio Cattelan, para su colección. Se trata de una banana pegada a la pared con una cinta adhesiva, informó este viernes el medio The Art Newspaper.

«Somos agradecidos receptores del regalo de ‘Comediante’, una demostración más de la hábil conexión del artista con la historia del arte moderno», comentó el director del museo, Richard Armstrong. «Además, genera poca carga a nuestros almacenes», ironizó el especialista.

La donación que recibió el célebre Guggenheim no incluye a la banana ni a la cinta adhesiva originales, sino un certificado de autenticidad y un documento de 14 páginas, con las instrucciones del artista sobre el modo de exposición de ‘Comediante’. Entre otros detalles, menciona la frecuencia con la que el museo debe cambiar la fruta (entre 7 y 10 días) y la altitud a la que debe ser pegada a la pared (175 centímetros), recoge The New York Times.

"Epstein no se mató": dejan un mensaje con pintalabios en el lugar de la banana devorada de 120.000 dólares

‘La banana’ de 150.000 dólares

La pieza, clasificada como escultura, fue presentada en diciembre del año pasado en la feria Art Basel en la ciudad de Miami Beach, llamando la atención de los visitantes con su simplicidad. La obra fue vendida por 150.000 dólares, y generó polémica debido al precio tan alto para solamente una fruta.

Otra ola de atención mediática a la obra de Cattelan llegó cuando el artista David Datuna decidió despegar y comerse la banana mientras visitaba la exposición, ante la atónita mirada de los espectadores.

En aquel momento, Emmanuel Perrotín, dueño de la galería, indicó que la fruta se podía reemplazar, ya que solo adquiere su sentido dentro de la exposición. «Busquemos otra banana, porque él no se comió ‘la banana’, es ‘una banana’. Yo también me comí una ayer por la noche», aseguró.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here