Rusia: «Detrás de los intentos de EE.UU. de desmantelar los acuerdos sobre el control de las armas está el deseo de emplear su fuerza»

En una entrevista, el representa ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia, dijo que hay «cada vez más pruebas de que en realidad detrás de los intentos de EE.UU. de desmantelar el sistema de acuerdos en esa esfera está el deseo de obtener carta blanca para proyectar y emplear su fuerza».

El posible fin del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START III) no significará que Moscú vaya a quedar indefensa, aseveró el representante permanente de Rusia ante la ONU, Vasili Nebenzia.

«De acuerdo, estamos interesados en la prolongación del tratado, que percibimos como uno de los elementos más importantes de la estabilidad estratégica. […] Su no renovación será un gran error. Sin embargo, si el tratado no es renovado encontraremos formas eficaces de defendernos», dijo el diplomático en una entrevista con la agencia RIA.

Al mismo tiempo, Nebenzia calificó la situación del START III como «un síntoma alarmante más en la esfera de la estabilidad estratégica».

«Es solo una parte del problema global de la destrucción de los regímenes de control sobre las armas, el desarmamento y la no proliferación. Desafortunadamente, recibimos cada vez más pruebas de que en realidad detrás de los intentos de EE.UU. de desmantelar el sistema de acuerdos en esa esfera está el deseo de obtener carta blanca para proyectar y emplear su fuerza», aseveró.

El domingo, el enviado especial de EE.UU. para el control de armamento, Marshall Billingslea, informó que Washington propone prolongar el START III por un período de menos de cinco años y que requiere incluir en él a China. Billingslea describió la propuesta como «una buena oferta» y afirmó que el Kremlin debe «decidir por sí mismo si quiere prorrogar el tratado».

El Pentágono promete mostrar a Rusia y China "todo el peso" de su modernización nuclear antes de 2030

En mayo, el viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, declaró que Moscú había propuesto a Washington extender el START III por cinco años. Un mes más tarde Riabkov anunció la reanudación del diálogo sobre el tratado, pero China rechazó unirse a las negociaciones.

El tratado fue firmado en 2010 por los entonces presidentes de Rusia y EE.UU., Dmitri Medvédev y Barack Obama, y entró en vigor el 5 de febrero de 2011. Se preveía que tendría una duración total de 10 años con posibilidad de prórroga de cinco años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here