La Policía italiana arresta a Cecilia Marogna, acusada de haber desfalcado 500.000 euros del Vaticano

La mujer habría recibido dinero de Giovanni Angelo Becciu, quien recientemente renunció a su cargo como cardenal, acusado de malversación de fondos.

A pedido del Vaticano, la Policía italiana arrestó este martes en Milán a Cecilia Marogna, a quien el recientemente desprendido de su cargo de cardenal Giovanni Angelo Becciu habría pagado medio millón de euros, informa AFP. 

Acusada de malversación de fondos, la mujer fue arrestada en la casa de un amigo con una orden de la Interpol emitida a solicitud de la Santa Sede. Según la investigación realizada por el Vaticano, Marogna recibió el dinero en una cuenca bancaria en Eslovenia a nombre de su empresa Logsic luego de haber ofrecido al excardenal crear una «red diplomática paralela en los países del norte de África y Oriente Medio» para proteger del terrorismo a las misiones y sedes diplomáticas de la Santa Sede en esas zonas.

En varias entrevistas, Marogna ha asegurado no haber hecho nada ilegal. «No robé ni un euro», dijo al diario Domani. «Tengo una carta del cardenal que me otorga el derecho a viajar y mantener relaciones diplomáticas para ayudar a la Iglesia en regiones difíciles», explicó, al tiempo que afirmaba conocer a «miembros de alto rango de los servicios secretos italianos».

La «dama del cardenal», como la llaman medios locales, es sospechosa de haber sido la intermediaria del Vaticano con actores financieros internacionales y de desviar grandes sumas de dinero hacia productos de lujo. 

El papa Francisco asegura que la pandemia demostró que las "teorías mágicas" del capitalismo han fracasado

Renuncia del cardenal 

El cardenal Giovanni Angelo Becciu renunció el pasado 26 de septiembre a su puesto y a su cargo como prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, decisión que fue aceptada por el papa Francisco. Aunque el Vaticano no dio una razón para la dimsión de Becciu, esta se produjo antes de la publicación de una investigación en la que se le acusaba de malversación de fondos.

Según los reportes, Becciu, de 72 años, habría estado desviando sustanciales sumas de dinero de «limosnas y donaciones para financiar actividades de personas cercanas a él». El excardenal, quien hasta 2018 fue subsecretario de Estado, uno de los cargos más poderosos e influyentes del Vaticano, estaría envuelto también en un controvertido acuerdo con dinero de la Iglesia católica para comprar un lujoso edificio en Londres como inversión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here