Apoyo a una «salida democrática» y respaldo a la misión de Bachelet en Caracas: El diálogo de Alberto Fernández y Macron sobre Venezuela

Los presidentes de Argentina y Francia, que comparten el Grupo de Contacto, coincidieron en sostener la política de no injerencia.

Los presidentes de Francia, Emmanuel Macron, y Argentina, Alberto Fernández, mantuvieron este viernes un diálogo vía teleconferencia, y coincidieron en apoyar «una salida democrática» al conflicto político de Venezuela, sin injerencia externa y con pleno respeto de los derechos humanos, informó un comunicado de la Casa Rosada. 

Durante la charla, que duró alrededor de una hora, el mandatario argentino le pidió a su par francés que Europa se involucre más en el rechazo al bloqueo económico con el que EE.UU. intenta presionar a Caracas.

Según detallaron fuentes del Gobierno de Fernández consultadas por RT, Macron respondió que comparte los mismos intereses de no injerencia, que intentará ayudar en ese sentido y que, en este momento, los esfuerzos están enfocados en temas humanitarios.

Argentina no suscribe la declaración del Grupo de Lima y reitera que no reconoce a Guaidó como presidente de Venezuela

Por otra parte, ambos destacaron el trabajo que viene desarrollando Michelle Bachelet como Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, por lo que se comprometieron a seguir apoyando su misión en Venezuela.

Respecto de la situación política de ese país, que tiene pautadas las elecciones legislativas para el 6 diciembre, ambos jefes de Estado coincidieron en señalar la necesidad de que se encuentre una salida democrática con pleno respeto a los derechos humanos. 

Asimismo, de cara a los próximos comicios generales a desarrollarse en Bolivia el próximo domingo, Fernández solicitó al presidente francés que evalúe la posibilidad de enviar observadores electorales.

Cambio de rumbo en la política exterior

Durante la administración de Mauricio Macri, Argentina se sumó  al Grupo de Lima, hostil con el Gobierno de Nicolás Maduro, junto a Chile, Colombia, Paraguay, entre otros países de la región. Con la llegada de Alberto Fernández al poder, en diciembre del año pasado, Buenos Aires dejó atrás ese cónclave y pasó a formar parte del Grupo Internacional de Contacto, que promueve una salida democrática a la crisis de Venezuela. 

A mediados de septiembre, Buenos Aires participó por primera vez en una reunión del Grupo, junto con la Unión Europea, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Panamá, Portugal, España, Suecia, Reino Unido, Uruguay, Costa Rica y Ecuador.

El martes pasado, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Argentina no suscribió la declaración del Grupo de Lima, en la que 14 países miembro expresaron su «rechazo» a la celebración de elecciones parlamentarias en Venezuela.

A través de un comunicado, la Cancillería aclaró que la Casa Rosada no coincide con la posición adoptada por el Grupo, y reiteró que no reconoce al diputado opositor Juan Guaidó como autoridad máxima del país suramericano, ya que «nunca tuvo el ejercicio efectivo del gobierno de la República Bolivariana de Venezuela«, señala el texto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here