Cumbre climática virtual: Biden anunció que EE.UU. pretende reducir las emisiones de carbono hasta en un 52% para 2030

El presidente Joe Biden inauguró este jueves una cumbre climática virtual a la que asisten otros 40 líderes mundiales con el anuncio de un ambicioso plan de recorte en las emisiones de gases de efecto invernadero mientras busca volver a poner a Estados Unidos en el centro del esfuerzo global para abordar la crisis climática y frenar las emisiones de carbono.

En la cumbre de la Casa Blanca, que tendrá lugar virtualmente este jueves y viernes, Biden comprometió a Estados Unidos a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero entre un 50% y un 52% por debajo de sus niveles de emisiones de 2005 para 2030. Si bien los objetivos son parte de la acuerdo climático al que se reincorporó EE.UU. al asumir Biden el cargo, no son vinculantes y la administración no ha implementado un plan sobre cómo los cumplirá el país . Funcionarios dijeron que Biden y su equipo llegaron a esta meta en una reunión en la Casa Blanca el miércoles por la mañana.

En su discurso de apertura de la cumbre, Biden expuso su visión de una economía más verde en la que el cambio climático se tome en serio en todos los sectores y genere en más puestos de trabajo para los trabajadores de la clase obrera en los que se ha centrado a lo largo de su carrera.

“Ahí es hacia donde nos dirigimos como nación, y eso es lo que podemos hacer si tomamos medidas para construir una economía que no solo sea más próspera sino también más saludable, más justa y más limpia para todo el planeta”, dijo Biden.

“Estos pasos llevarán a la economía de Estados Unidos a cero emisiones netas a más tardar en 2050”, agregó.

Las cifras se obtuvieron después de largas consultas con agencias gubernamentales, científicos, representantes de la industria, gobernadores, alcaldes e investigadores ambientales. La medida subraya el compromiso del presidente de abordar la crisis climática y sigue su compromiso de trabajar con otros países para encontrar soluciones conjuntas a los problemas globales.

Cuando el entonces presidente Barack Obama se unió por primera vez al acuerdo climático de París en 2015, se comprometió a reducir las emisiones en un rango de 26% a 28% para 2025, lo que hace que este nuevo objetivo de reducción de entre 50% y 52% sea un gran salto. Un segundo funcionario dijo que el objetivo más alto le daría a Estados Unidos «una influencia significativa» para convencer a otros países de elevar sus ambiciones antes de una cumbre climática en Glasgow a finales de este año.

No está claro cómo se llevará a cabo el plan para reducir emisiones

Lo que el presidente no revelará, al menos ahora, es una hoja de ruta específica sobre cómo Estados Unidos alcanzará esos objetivos, que se describen como «a nivel económico». Los funcionarios describieron «múltiples vías» para que Estados Unidos llegue a la meta y dijeron que el grupo de trabajo climático del presidente publicaría recomendaciones sector por sector a finales de este año para lograr los recortes necesarios.

“Lograr ese objetivo es algo que podemos hacer de múltiples maneras”, dijo un alto funcionario de la administración un día antes del anuncio.

“En los próximos meses, seguirán viendo en la administración un enfoque en impulsar las acciones necesarias que desbloqueen la oportunidad de empleo que presenta abordar la crisis climática”, dijo el alto funcionario de la administración.

Varios miembros del gabinete de Biden desempeñarán un papel en la cumbre, incluida la celebración de sesiones, hablar en las sesiones y discutir cómo su función, departamento o agencia se relaciona con los problemas relacionados con la crisis climática, dijo un funcionario de la administración independiente a principios de esta semana.

La cumbre se enfocará en movilizar financiamiento del sector público y privado para alcanzar emisiones netas cero y “construir un futuro resiliente”, según el funcionario. Estados Unidos planea discutir la inversión en innovación, que según la administración es fundamental para crear tecnologías transformadoras para reducir las emisiones y, al mismo tiempo, crear nuevas oportunidades económicas.

Se espera que otros países sigan el ejemplo de Estados Unidos con anuncios adicionales de nuevos objetivos para abordar la crisis, dijo el funcionario de la administración.

“Hay una señal significativa de que esperamos acción en esta reunión. Estamos buscando personas para hacer anuncios, para elevar su ambición, para indicar los próximos pasos que pretenden tomar para ayudar a resolver el problema climático”, dijo el funcionario.

La cumbre climática, un cambio de rumbo para EE.UU.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el presidente chino, Xi Jinping, son dos líderes notables que han confirmado su asistencia a la cumbre, lo que subraya la amplia gama de líderes que asistieron. A la cumbre también asistirán muchos aliados de Estados Unidos, incluido el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, el presidente francés Emmanuel Macron y el primer ministro británico Boris Johnson.

La cumbre se aparta radicalmente de cómo se abordó el clima durante los últimos cuatro años bajo el mandato del expresidente Donald Trump. El expresidente negó en repetidas ocasiones la realidad científica de la crisis climática y su administración hizo retroceder sistemáticamente las políticas ambientales.

Trump se retiró del acuerdo de París, pero los funcionarios de la administración de Biden dijeron que el trabajo para reducir las emisiones de carbono prosiguió de todos modos a nivel estatal y local, lo que evitó que Estados Unidos perdiera demasiado terreno.

Linda Thomas-Greenfield, la embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, dijo a The Axe Files with David Axelrod que aunque Trump estaba haciendo retroceder las políticas ambientales durante los últimos cuatro años, «nuestro sector privado no retrocedió el reloj y los gobiernos estatales no dieron marcha atrás, y el pueblo estadounidense en general no dio marcha atrás».

“Nos incumbe continuar construyendo sobre lo que estamos haciendo durante estos cuatro años para que sea más difícil para una administración diferente cambiar las cosas tan rápido”, dijo Thomas-Greenfield a Axelrod, quien es comentarista político senior de CNN.

Desde que asumió el cargo en enero, Biden ha elevado el cambio climático como un elemento esencial de la política exterior y la seguridad nacional de Estados Unidos. Estados Unidos volvió a entrar en el acuerdo climático de París, el histórico acuerdo internacional firmado en 2015 para limitar el calentamiento global, del que Trump sacó a Estados Unidos.

Biden nombró al exsecretario de Estado John Kerry como su enviado presidencial especial para el clima, un puesto a nivel de gabinete que forma parte del Consejo de Seguridad Nacional. El presidente también nombró a Gina McCarthy, exdirectora de la Agencia de Protección Ambiental, como su zar del clima en la Casa Blanca para dirigir su recién formada Oficina de Política Climática Nacional.

La carrera de EE.UU. para abordar el cambio climático

El clima es un gran foco de la propuesta de infraestructura de aproximadamente US$ 2 billones del presidente. Dijo que su propuesta crearía cientos de miles de puestos de trabajo mientras aborda la crisis climática, reduce las emisiones y construye una «red moderna, resistente y completamente limpia».

Se espera que Biden se concentre en gran medida en el potencial beneficio económico que podría presentar la lucha contra el cambio climático. Sus críticos han descrito los intentos de alejar al país de los combustibles fósiles como destructores de empleos. Pero Biden espera resaltar las oportunidades que vendrían junto con la revisión de la tecnología para hacerla más limpia.

“Solo hay un manual que funciona en este momento y ese manual es perseguir la oportunidad económica que presenta abordar la crisis climática y lo estamos haciendo”, dijo el alto funcionario del gobierno.

Los funcionarios dijeron que llevaron a cabo un análisis tecnico-económico en varios sectores, incluidos la electricidad, el transporte, los edificios, la industria, las tierras y los océanos, para identificar varias vías para reducir las emisiones en cada uno. Eso incluía el potencial de nuevos estándares e incentivos que limitarían los gases de efecto invernadero.

“La meta de 2030 es una meta que creemos que podemos cumplir”, dijo el alto funcionario de la administración.

Como candidato presidencial, Biden presentó un plan para poner fin a las emisiones de carbono de las plantas de energía para 2035 y propuso una inversión pública más amplia en infraestructura verde, incluidos 2 billones de dólares para proyectos de energía limpia.

Kaitlan Collins – CNN 

También te podría gustar...